4 años ya

tarta cumpleaños 4De acuerto, han pasado 4 días ya desde la fecha exacta (no crean que se me ha pasado). Hemos cumplido el 4º año de funcionamiento de este blog de desahogo. El objetivo es que no se publique nada. Por fortuna, supongo que por cuestiones de aspecto externo derivadas de la edad que se va sumando, cada vez sufro menos momentos bochornosos por mi estatura. Por tanto, las necesidades de descargar aquí mi tensión para no perderme socialmente y aniquilar a alguien son cada vez menos.

Con todo, el blog jamás cerrará, al menos mientras viva y tenga una conexión a internet cerca. Por desgracia, aún hay instantes en los que tengo que sufrir situaciones indeseables que hay que canalizar de alguna forma que se aleje de la violencia física. Lo dicho, 4 años desde que decidí descargar mi ira en el terreno 2.0 y dejar en evidencia aquí a los soplapollas con los que me voy topando por ahí. ¡Salud!

Publicado en Uncategorized

Otro guiri gilipollas

Guiri medio tonto

Manda huevos que, con la poca necesidad (por fortuna) que tengo de actualizar este blog de desahogo, sea últimamente por culpa de guiris medio bobos. Creo que en algún artículo anterior ya he dejado entrever que soy portero de fútbol. Bueno, pues en el torneo en el que juego desde hace 5 años, da la casualidad de que hay un equipo totalmente guiri. Todos sus jugadores lo son.

Es un buen equipo que suele ganarnos cada vez que nos enfrentamos a ellos. Si cabe, en esta temporada 2014-2015 van mejor que nunca en el campeonato: primeros. Este pasado sábado jugábamos contra ellos, y hasta la fecha (llevamos 11 jornadas) solamente habían empatado un partido. Venían a nuestro campo, a visitar al antepenúltimo clasificado (mi equipo, sí). Bien, pues resultó que David resistió a Goliat y aunque no lo tumbó, tampoco le tumbó Goliat a él. Empate a 0 fue el resultado final, un marcador que les jodía más sin duda a ellos, que no contarían con perder puntos en este partido, que permite a sus perseguidores en la clasificación recortarles puntos.

Está mal decirlo, por poder darles una impresión de soberbia, pero parte de la culpa del empate residió en que hice un correcto partido defendiendo la portería de mi equipo, con algunas buenas paradas por ahí. Como prueba de ello, al final del partido entré en el bar del campo de fútbol y ahí estaban todos los jugadores contrarios, los cuales me dieron una ovación al unísono, cosa que agradecí.

Pero, no todo podía ser tan bonito y siempre hay un subnormal que busca amargarte porque él lo vale. A los pocos minutos, tras tomarme un refresco, me marché y educadamente (en su idioma) les dije: “See you next time and good luck!”. En ese momento, va y salta uno de sus defensas centrales, un tío con pelo de panocha (pelirrojo y blancucho a más no poder) y me suelta sin ton ni son: “you play basketball”. Da la casualidad de que el gilipuertas de marras mide lo mismo que yo (si acaso 2 centímetros menos). Se dio el caso de lentitud de reflejos por mi parte y solamente le respondí un “me goalkeeper”, cuando debería haberle dicho “come on, and you?”.

Este imbécil demostró quedarse jodido por haber subido en mil saques de esquina y con sus 2 metros de estatura no haber rematado de cabeza ni una sola vez en condiciones para intentar anotar. Por fortuna le jodí durante el partido varias veces con mis saques de bolea que caen con nieve a los cuales fue de cabeza (puede ser que le afectaran los golpes al cerebro y de ahí su proceder tan estúpido en las relaciones sociales al final del partido).

¡Ah! Y miren, como ese equipo tiene redes sociales, he encontrado una foto del gilipollas de turno protagonista de este artículo (es el que está de fondo y verán que él tampoco es bajito precisamente). Además de feo, imbécil y de mal perder, es otro tipejo más que hace un flaco favor a esa cada vez más manida idea de que los guiris son gente educada.

Menudo gilipollas. Porque, que ese tío, con lo larguirucho y desproporcionado que está (vean bien la foto), me diga a mí que tengo que jugar al baloncesto, tiene cojones. Que se joda y si echan de menos los 2 puntos que se dejaron para ganar el campeonato que lo recuerde toda la vida. A él no le diría que se dedique a jugar al baloncesto, sino como mucho al cricket o a las chapas (lo más adecuado). En todo caso, gentuza como esta sobre en esta vida. Que se meta su frustración por el culo y le aproveche, que seguro que le da gustito. Fuck you stupid red hair!

Publicado en Uncategorized

Stupid bastards

Guiris borrachos

Dio la casualidad, hace unos 2 o 3 meses, que fui con mi novia a la céntrica calle Fuencarral de Madrid, a los cines Proyecciones a ver la entretenida película “3 Bodas De Más”. Paseando por esa calle y ese barrio que tanto me gusta (no en vano, nací en ese distrito), resulta que detrás nuestra iban 3 guiris, medio gilipollas (como un gran porcentaje de ellos cuando salen de su habitat natural), hablando en inglés.

Supongo que en su nivel de ignorancia y en su desprecio en el que tienen inmerso a la sociedad española en tanto al conocimiento de su idioma materno (pagamos justos por pecadores como los inútiles del actual presidente del gobierno y la actual alcaldesa, que fue elegida por todos los madrileños al presentarse como cabeza de lista de su formación, como todos sabemos), supondrían que yo sería otro de esos ignorantes que no tiene ni repajolera idea de inglés.

El caso es que iban riéndose y solando alguna cosilla de mucha sorna, realizando también algún simil de mi persona con Gasol (al que un día conocí en persona y garantizo que me saca 15 centímetros, casi una cabeza). Me dieron unas ganas tremendas de darme la vuelta y soltarles algo como: “What the hell are you saying? Are you joking at me? If you continue in this way I’m gonna smash your fucking heads to the pavement”. Or something like this, quiero decir, o algo como esto.

Sin embargo, como eran 3 y nunca se sabe de qué palo pueden ser estos guiris (pueden ser unos hooligans a los que les dé igual todo y me dejaran echo un cromo) y porque tampoco quería que mi pobre novia sufriera una situación desagradable (ella no se enteró de los comentarios de los gilipollas estos), pasé del asunto, pero bien con ganas me quedé de cagarse en su puta madre en su idioma, para que les quedara bien clarito. Como podrán ver, la mala educación no es solamente “marca España”, sino que capullos/as y trozos de mierda los hay en cualquier lugar.

Por cierto, alucino aún de la repercusión que este año está teniendo en el concurso del diario 20Minutos esta bitácora de desahogos. Si alguno quiere afrontar el coñazo de registrarse como usuario en su web y votarnos, que vaya al siguiente link: http://lablogoteca.20minutos.es/que-mierda-ser-yo-21979/0/

Publicado en Uncategorized

Que no estaba muerto, que estaba de parranda… 3 años

3 tumbas

Alguno que siga este blog (que no creo que haya muchos), se pensaría: “este tío se ha terminado por suicidar, asqueado de la mierda de sociedad en la que vivimos o se ha llevado a alguien por delante y está incomunicado en chirona”. Pues no, ni una cosa ni la otra. Sencillamente, mi tren de vida, muy ajetreado durante el pasado 2013 y en lo que llevamos de 2014, no me permite prestarle la atención debida a esta necesaria bitácora para intentar educar a tanto gilipollas que anda suelto por ahí, al menos en lo que al respeto a los tíos y tías que tenemos una estatura por encima de lo normal se refiera.

También es cierto reconocer que los episodios desagradables, yo creo que porque cada vez parezco más viejo, se van recortando y son menos frecuentes de lo que lo eran hace 5 años; a lo mejor es que este blog lo está leyendo mucha gente y la sociedad se está reformando en este sentido… No creo. Viendo las estadísticas de visitas de este blog, no creo. Sigue siendo necesario seguir dando palos a tanto y tanta indeseable que pulula por ahí a sus anchas.

Espero también, poner en su sitio a gentuza e hijos/as de puta que tuvieron su momento de gloria contra mi persona hace mucho tiempo, antes de que existiera este blog, y hacer unos cuantos artículos tipo “flashback” de aquellas sonrojantes experiencias. Quizás este capítulo sería el que más protagonismo tendría últimamente a nivel de publicación. Sin embargo, en los próximos días o semanas publicaré una de las últimas experiencias que tuve, hace cosa de 2 o 3 meses, que fue bastante curiosa. Visiten el blog en días futuros y lo podrán ver.

Por cierto, lo que sí hice fue inscribir este blog en el concurso del diario 20Minutos. Para mi asombro, visto el nivel de actividad que lleva la bitácora hace meses, llevamos 12 votos recibidos. Si alguien quiere votarnos, que vaya al siguiente link: http://lablogoteca.20minutos.es/que-mierda-ser-yo-21979/0/. No obstante, es un real coñazo el tener que registrarse como usuario en 20Minutos y su web, con lo que tampoco le den mucha importancia.

Publicado en Uncategorized

La vida social

Cóctel

Que tenga este “tablón de desahogos” algo desactualizado no significa, aunque la intensidad se vaya reduciendo, que no siga sufriendo de cuando en cuando algún duro envite derivado de mis 200 centímetros de estatura. De hecho, hoy les narro un hecho de finales de abril.

Alguna vez me han dicho que si consecuencia de mi altura ligo más o tengo más gancho social. En el sentido positivo, podría contar con los dedos de una sola mano las experiencias. Sin embargo, en el sector engorroso sin embargo son muchas más, ya que a los borrachos en pubs o discotecas les cuesta refrenarse su puta gracia si pasas a su lado con tus 2 metros de altura.

Bueno, pues lo que me sucedió en el 30 cumpleaños de una buena amiga de mi novia no fue exactamente eso. Resulta que ese evento fue un totum revolutum en el que había gente de toda condición en un bar algo especial cercano al acueducto de la calle Bailén. Allí, ya avanzada la fiesta, hubo un grupo compuesto por una mujer y un hombre de mediana edad y un chico y una chica de unos veintimuchos que me miraban con frecuencia.

La anfitriona, como ejemplo de buena voluntad por su lado en buscar la interacción entre la gente dispar allí reunida en su honor, nos acercó a ellos, aludiendo a que le habían comentado que yo les recordaba mucho a un entrenador de su club de baloncesto; ya la cosa, como ven, iba a ir por la altura mía. Comenzaron a preguntarme, sobre todo los varones de ese grupito, de forma educada si tenía algún hermano o familiar en su equipo, el cual ahora no recuerdo, la verdad. A ello, les respondí afirmando que difícil, al ser hijo único.

Entonces fue cuando la tipa de mediana edad, no sé si motivado porque se hubiera pimplado más cervezas de lo habitual soltó algo así como “debe ser que tienes una cara demasiado común”, acompañado de una risa desaforada que no venía a qué. Entonces, los educados de su grupo me preguntaron si no jugaba al baloncesto, a lo que les comenté que era portero de fútbol.

No contenta con su primera salida de tono, la graciosa de turno ya entrada en años me pregunta que en qué equipo jugaba, a lo que, antes de decirle el nombre de mi equipo, le dije: “seguro que no lo conoces”. Sin dejarme continuar, va y me suelta “sí, vamos, que juegas en un equipo de “mataos””, nuevamente con una risa subida de tono, a la que no secundaron (supongo que abochornados) sus amigos o allegados. Creo que mi cara, según mi novia, era un poema (a lo que le dije luego a mi novia que qué coño quería que hiciera ante eso). Le respondí que en mis días buenos fui portero de los juveniles del At. De Madrid (cosa cierta) y di por finalizada mi interacción social con ese ser tan despreciable, el cual no sé si comporta así en estado normal o era derivado de que no sabe controlarse ante la graduación de las cañas.

Realmente la cosa, como verán, vino motivado por mi estatura. Si hubiera medido metro ochenta, hubiera tenido menos probabilidades de dar con una señora tan maleducada y estúpida. Je, si no recuerdo el nombre de su club de baloncesto será por algo; quizás los “mataos” sean ellos y los pobrecitos que tengan el suplicio de compartir actividad deportiva con ella.

A veces tengo miedo a la vida social. Nunca sabes con qué tipos/as te va a topar. Sin embargo, hace un par de semanas fui al 40 cumpleaños de un buen amigo mío y allí la gente que no conocía fue de un trato educado y exquisito, sin lamentar incidentes, y eso que había más de uno que iba también afectado por el alcohol. La estatura, quítense el mito, ni sirve para ligar ni para magnetismo social, ya que eso claramente se puede volver en tu contra. Con todo, dejando al margen a esta persona tan bochornosa, no lo pasé mal en aquel cumpleaños. Siempre hay que intentar quedarse con lo bueno para no suicidarse o por el contrario querer matar a alguien.

Publicado en Uncategorized

2…

Signo victoria2º año que cumple este blog de desahogos. Ya lo he comentado en algún post, pero la verdad es que desde que creé esta bitácora parece que se haya producido un efecto repelente en tanto a experimentar vivencias desagradables de las que aquí denuncio; yo estoy encantado, no se crean. Da gusto poder vivir en paz.

No obstante, de cuando en cuando se sigue produciendo algún hecho lamentable que tendrán tratamiento debido en este blog. Este sitio es una válvula de escape personal de cara a poder soltar toda la bilis que se me acumula de forma canalizada y así evitar convertirme en un asesino y que para colmo luego digan en las noticias que mi víctima era un fabuloso padre de familia con hijo y mujer y patatín/patatán, cuando realmente era un bellaco y maleducado. Supongo que ponerles aquí a parir y retratar su nivel de subnormalidad será suficiente; me pregunto si algún sujeto habrá leído el post dedicado a su persona y se haya dado por aludido.

En fin, que 2 años de historia, concretado en historias que he ido plasmando por estas tierras, las cuales les podrán resultar graciosas al leerlas, pero les garantizo que en ningún caso fueron agradables ni divertidad de vivir. Por cierto, si quieren votar a este blog en los premios de 20Minutos, pueden hacerlo yendo al siguiente link http://lablogoteca.20minutos.es/que-mierda-ser-yo-21979/0/ registrándose previamente como usuario en 20minutos.es. Nada más, comienza nuestro 3er. año, en el que una menor frecuencia de post seguirá siendo una buenísima señal.

Por cierto, ¿quién mejor que Winston Churchill y su famoso signo de la victoria para reflejar la imagen de este post? Muestra un nº 2 y la victoria momentánea de seguir en este mundo soportando a tanto imbécil que me toca los testículos de la forma que por aquí les comento. Más que apropiado, o al menos eso creo.

Publicado en Uncategorized

Un gilipuertas de tomo y lomo en un concierto. Capítulo 101 (y los que quedan por venir…)

público conciertoYo, melómano y aficionado declarado a la música, temo a los conciertos. No porque no crea que lo voy a pasar bien, sino por 2 motivos. Por un lado, que me gusta hacer fotos y algún video con mi “cutre-cámara digital” de hace 6 años, y miedo me dan los gorilas de seguridad que se ponen restrictivos con el asunto (cada vez menos, ya que los smartphones tienen cámaras integradas 300 veces mejores que la mía), habiendo sufrido algún lance realmente desagradable. Pensarían que quería hacer negocio, con las superfotos que saca mi cámara… Pobres diablos.

Y por otro lado están los caraduras, listos, los gentuza, los HIJOS DE PUTA (así, con mayúsculas), que se creen que están en su derecho de tocarte los huevos por el simple hecho de que no vean. Bien, pues esta pasada semana tuve otro incidente de este tipo. Yo, normalmente compruebo que, con mucha lógica, a mis espaldas se deja un espacio de un metro, ya que ahí detrás, a no ser que midas 1,85, no se ve ni torta.

Entonces, el otro día se apagan las luces, sale el grupo, y en mitad de la primera canción (una de las mejores del concierto en cuestión), unos insistentes y molestos manotazos me empiezan a dar en la espalda. Cuando veo que el maleducado de turno no cesa en su empeño ante mi actitud de ignorarle completamente, me doy la vuelta para ver qué hostias quiere. El sujeto en cuestión, ejemplo de por qué motivo España está en crisis (ya que con pájaros como éste, normal que existan ladrones en la administración y gobiernos), me suelta: “¿Me dejas que ella pase delante? Solamente ella, yo no”.

A lo que amablemente, algo para nada que se merecía, ya que según lo que me soltó luego (que ahora les contaré), se hubiera merecido un “¡¡¿Y PARA ESTO ME ESTÁS TOCANDO LOS COJONES?!! ¡¡VETE A TOMAR POR CULO!!”, le respondo: “disculpa, pero si le dejo pasar a ella, el que tenga detrás me va a pedir lo mismo y termino al fondo de la sala”.

Jejejeje, pues, ¿saben qué me responde este trozo de mierda moldeado en forma de ser humano? Esto, y con un tono irónico que más bien parecía derivado de que el mocito de turno tuviera un serio retraso mental en su intelecto (seguro): “¡Muchas gracias! Amable…”. A lo que yo, nuevamente un poco lento de reflejos, solamente le solté un “De nada”, intentando imitar su entonación de subnormal profundo, algo a lo que, lógicamente, no estuve a la altura.

Quizás solamente me faltó añadir al “De nada” un “Cacho jeta” o un “caradura”, ya que hacer lo que se hubiera merecido, que hubiera ido desde mentar a su puta madre (que mal día echó un polvo sin condón generando ese engendro de persona), a abrirle la cabeza por maleducado y tener más cara que espalda. Pero, vamos a ver, ¿se creen ustedes que este tipo y su novia o lo que fuera, se situaron ahí media hora antes del comienzo de la actuación y justo hasta que no empezó el concierto no me dijeran eso? Pues no. Esos son 2 gentuzas, reitero, de esos que si acceden a un cargo de gobierno roban y dejan pelado al país, llegaron a última hora y fueron avanzando a empujones, situándose tras de mí al ver que había un espacio libre cómodo y encima querían rizar el rizo poniéndose delante.

Además, no se daba el caso de que estuviera centrado al escenario frente al palo del micrófono del cantante, sino en un lateral (ni de lejos era el mejor sitio para vivir el concierto). Vamos, esto viene a demostrar que muchas luces no tenían, y sí mala leche y poquísima educación. No será grande la sala ésta, situada a la orilla del Manzanares, como para buscarse otro lugar. Es igual que si te pones detrás de las palmeras decorativas que tiene en mitad de la misma; eso demostraría que eres medio lelo o tonto del todo.

A gente corrupta como ésta (sí, ya que su comportamiento denota corruptela social de comportamiento con los demás), habría de practicárseles una lobotomía, meterles en la cámara de gas o soltarles en mitad de la selva a merced de tigres, cobras y demás animales salvajes. “¡Muchas gracias! Amable…” ¡Ay! Lo que tendría es que haberte cruzado la cara, lo que pasa es que mi inteligencia, a años luz de la tuya, me hizo ver que de esa forma lo que pasaría es que terminaría fuera de la sala y sin poder ver el concierto.

Dicen que cuando hablan mal de uno, suele pitarnos un oído (no sé si el derecho o el izquierdo). Bueno, pues espero que a la hora de publicar este post, a ti, tío gilipollas que protagonizas el presente artículo, te estallen los oídos y nunca más vuelvas a acudir a un concierto en tu puta, putrefacta y lamentable vida.

Publicado en Uncategorized