No cogeré yo autobuses…

Quizás desde el final del verano hasta la fecha (verán que me he tirado todo el verano, afortunadamente, sin necesidad de escribir) ha sido el único “incidente” que me ha ocurrido digno de denunciar en este cubo de vomitonas que es este blog. Resulta que en esos primeros días de retorno al trabajo, en los que la depresión, la mala leche, el sueño mañanero de los primeros madrugones, etc. hacen una buena mezcla en el estómago para crear un malestar, una conductora de autobús se quiso, supongo, hacer la graciosa.

Soy de los que desde que leí una carta de un conductor de la EMT de Madrid en la que se quejaba de que nadie le saludaba al subir al autobús, saluda a todos los conductores, hasta que el tipo o tipa se gane el derecho a que se lo retire por alguna cosa, normalmente relacionada con cosas a comentar en esta bitácora.

Pues resulta que esta tía, a la que puse la mejor cara y voz para que escuchara mi correcto “buenos días”, va y me suelta en un tono muy serio algo así como: “ten cuidado que eres muy alto y te vas a dar”. Solamente, y teniendo en cuenta la fila que había de gente para subir a esas tempranas horas de la mañana y que la gente va con prisa, acerté a responderla en tono muy serio: “muchas gracias, ya lo sé, cojo el autobús todos los días”.

Pues ya me tocó los cojones y muy bien tocados la buena señora, o señorita (con ese carácter tan tocahuevos, ¿quién sabe?) de buena mañana y me hizo preguntarme esas cosas que me vienen a la mente en estos casos: ¿qué hostias buscaba con decirme eso? ¿Se estaba burlando de mí? ¿Realmente creerá que no me ando con cuidado o que sería la primera vez a mi edad que cogía uno de los autobuses de su empresa? En fin, que como pueden ver, con mis circunstancias es muy fácil que desde primera hora de la mañana vayan a buscarte las cosquillas, no sabiendo muy bien el fin que persiguen gentuza como la cacho guarra que llevaba ese autobús. Y luego dicen que hay que fomentar el transporte público… Me dirán ustedes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.